Cabestrillo

Un cabestrillo mantiene el antebrazo en posición horizontal o ligeramente elevada. Proporciona apoyo para lesiones de brazo o muñeca, fractura de costilla o si la víctima debe mantener flexionando el codo. El cabestrillo de elevación proporciona una elevación mayor de mano y antebrazo.

  • El brazo lesionado debe estar apoyado, con la mano ligeramente alzada. Haga un dobladillo en la base del pañuelo y páselo bajo el brazo lesionado, con la base a la altura del dedo meñique. Lleve el extremo superior, por encima del hombro sano y rodeando la nuca, hasta el hombro del brazo lesionado.
  • Doble el extremo inferior hacia arriba, cubriendo el antebrazo, y reúnalo con el extremo superior por detrás del hombro.
  • Haga un nudo cruzado a la altura del hueco por encima de la clavícula del lado lesionado. Remeta ambos extremos libres bajo el nudo para acolcharlo.
  • Pliegue la punta del pañuelo hacia delante. Remeta los sobrantes alrededor del codo, y asegure la punta por delante con un imperdible. Si no tiene, retuerza la punta hasta que la tela se ajuste al codo sin molestar; remétela en el cabestrillo por detrás del brazo.
  • Una vez que termine, compruebe la circulación en los dedos. Vuelva a comprobar cada 10 minutos. Si es necesario, suelte y vuelva a colocar el cabestrillo.

3 pensamientos en “Cabestrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *