Ahogamiento

La muerte por ahogamiento sucede cuando el aire no llega a los pulmones porque ha entrado agua en ellos, o a causa de espasmos o contractura en la garganta. Cuando se rescata a un ahogado quizá salga agua por la boca. Esta agua proviene del estómago y hay que dejarla que salga por sí misma. No intente forzar su salida, puesto que la víctima podría vomitar e inhalar después del vómito. Una víctima de ahogamiento debe recibir siempre atención sanitaria, aunque parezca haberse recuperado. Puede ser que el agua que ha entrado en los pulmones los haya irritado, y las vías aéreas pueden infamarse pasadas varias horas (lo que se llama segundo ahogamiento). Puede ser que haya que tratar también a la víctima de hipotermia.

Pasos a seguir en caso de ahogamiento:

  • Si va a sacar a la víctima del agua por seguridad, manténgale la cabeza más baja que el cuerpo para reducir el riesgo de que inhale agua regurgitada.
  • Tienda a la víctima de espalda sobre una manta o abrigo. Abra las vías aéreas y compruebe si respira. Esté listo para hacer la resucitación artificial y compresiones torácicas. Si respira, póngala en posición de seguridad.
  • Atienda la hipotermia del ahogado; si puede, quítele la ropa mojada y cúbralo con mantas secas. Si recupera la consciencia por completo, ofrézcale una bebida caliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *