Fractura de Clavícula

Las clavículas sirven de “soportes” entre los omóplatos y la punta del esternón para ayudar a sujetar los brazos. Es raro que una clavícula se rompa por un golpe directo.

Normalmente la fractura procede de una fuerza indirecta transmitida por impacto en el hombro o a través del brazo, como al caer sobre un brazo extendido. Son fracturas habituales en la juventud, como resultado de actividades deportivas. Los fragmentos del hueso roto de la clavícula pueden estar desplazados, provocando hinchazón y hemorragia de los tejidos colindante, así como deformación del hombro.

Siga los siguientes pasos en caso de una fractura de clavícula:

  • Ayude a la víctima a sentarse.
  • Cruce el brazo afectado en diagonal a través del pecho, con las yemas de los dedos reposando contra el hombro ileso. Pídale que se sujete el codo lesionado con la otra mano.
  • Sujete el brazo sobre la zona afectada con un cabestrillo de elevación.
  • Coloque con cuidado algún relleno suave, como una toalla pequeña o una prenda doblada, entre el brazo y el cuerpo; eso dará mayor comodidad a la víctima.
  • Pegue el brazo al pecho con un pañuelo en pliegue ancho atado alrededor del pecho y por encima del cabestrillo.
  • Consiga el traslado o envíe a la víctima al hospital, siempre en posición sentada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *